• Lukoll

Mitos y Dudas sobre las Vacunas




¿Cómo funcionan las vacunas para la COVID-19?


En general, las vacunas actúan simulando a los agentes infecciosos (virus, bacterias u otros microorganismos). Esto “prepara” a nuestro sistema inmunitario a dar una respuesta rápida y eficaz, cuando se exponga realmente al patógeno.


Tradicionalmente las vacunas hacían esto introduciendo una forma atenuada de un agente infeccioso para que nuestro sistema inmunitario genere una memoria del mismo. Algunas de las vacunas para la COVID-19 se han diseñado de esta manera.


Otras vacunas contra la COVID-19 se han diseñado con nuevos métodos: Por ejemplo, vacunas de ARN mensajero. Estas vacunas en lugar de introducir antígenos (sustancias que hacen que el sistema inmunitario produzca anticuerpos), introducen en nuestro cuerpo el código genético para que nuestro sistema inmunitario produzca el antígeno por sí mismo. Es importante resaltar que esta tecnología de las vacunas de ARNm se ha venido estudiando durante varias décadas.


No contienen ningún virus vivo y no interfieren con el ADN humano. Existen otras

vacunas que usan vectores virales: el vector (un virus inofensivo, no COVID-19) ingresa a una célula dentro de nuestro cuerpo y usa nuestra maquinaria celular para producir una porción inocua del virus que causa el COVID-19 (proteína Spike). Luego, nuestra célula despliega la proteína Spike sobre su superficie, y nuestro sistema inmunitario reconoce que no nos pertenece. Esto desencadena la respuesta de nuestro sistema inmunitario, que comienza a producir anticuerpos y activar otras células inmunitarias para combatir lo que considera una infección. De esta manera, nuestro cuerpo habrá aprendido cómo protegernos de una infección futura por COVID-19.