• Lukoll

¡Que Los Lácteos no te te corten las Fiestas!



En épocas de fiestas, como en diciembre, cuando se acerca la navidad y el año nuevo. Muchas personas optan por realizar reuniones de confraternidad en el trabajo y reunirse con amigos o familia que por diversos motivos no se han podido ver por mucho tiempo. Este año, a pesar de la pandemia, miles de personas se reunirán a celebrar y a compartir alguna merienda o cena; en la cual siempre va a contener alguna preparación que contenga leche o uno de sus derivados. Muchas personas durante esta época de celebraciones aumentan sus problemas gastrointestinales, al cambiar su rutina de alimentación y salir a comer fuera de casa a restaurantes o casas de compañeros o familiares.


Es alli donde quizás uno identifica que algo distinto esta sucediendo en su organismo. Unos buscarán ayuda en un profesional de la salud; pero probablemente muchos más pasen desapercibidos y no soliciten la ayuda necesaria. Otros ya reconocen estos problemas y saben que son intolerantes a la lactosa, dejando de asistir en alguna ocasión a celebraciones o actos debido a su patología, limitando así su vida social. Se estima que al menos el 80% de la población mundial sea intolerante a la lactosa en mayor o menor grado. Primero deberíamos preguntarnos ¿Qué es la lactosa y por qué uno es intolerante a ella?. La lactosa es el azúcar predominante de la leche. La causa de la intolerancia a la lactosa es la incapacidad del intestino para digerir y transformarla en sus constituyentes (glucosa y galactosa). Esta incapacidad es debido a la escasez de una enzima (proteína) denominada ‘‘lactasa’’, que se produce en el intestino delgado. Existen múltiples causas de intolerancia a la lactosa, siendo la más frecuente, la intolerancia primaria a la lactosa. Durante la infancia la actividad de la lactasa es sumamente elevada y vital; sin embargo, como en la mayoría de los mamíferos, incluyendo a los humanos, disminuye de forma natural a partir de que uno deja la lactancia de la madre.


La intolerancia secundaria se puede dar a partir de enfermedades gastrointestinales y suele resolverse a partir de que estas se resuelvan. Existe tambien un trastorno de origen genético , que es el déficit congénito de lactasa, en el cual el intestino delgado no produce la enzima y se manifiesta desde la primera semana de vida. Se debe sospechar de intolerancia a la lactosa, cuando al ingerir leche o sus derivados presenta dolor abdominal, distensión abdominal, gases y diarrea. Los síntomas van a depender de la severidad del caso y de la cantidad de ingesta de lácteos. El diagnóstico en su mayoría es mediante la anamnesis y el examen físico; sin embargo, existen exámenes para determinar su diagnóstico como la prueba de hidrógeno en el aliento. Hay otras pruebas que han sido descartadas o son menos útiles como la biopsia intestinal, para el diagnóstico de la intolerancia a la lactosa. Las personas que tienen intolerancia a la lactosa ¿Tienen alguna solución a sus problemas? Entre el 70 al 80% responde a una dieta sin lactosa.


El resto mantiene los síntomas, probablemente porque además tiene un síndrome de intestino irritable. El objetivo principal del manejo en pacientes con intolerancia a la lactosa es eliminar los síntomas, mientras se mantiene la ingesta de calcio y vitamina D. Por lo que el manejo consiste básicamente en tratar de evitar lácteos y derivados en la dieta, suplementación con calcio y vitamina D y suplementación con enzima lactasa, la cual de alguna manera ayudaría a que uno evite perderse comidas que contengan lácteos o sus derivados y sobre todo evite que en estas fiestas uno evite perderse estos eventos tan especiales con familiares y amigos por miedo a reincidir en las molestias gastrointestinales por la ingesta de lácteos.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo