• Lukoll

Mi Diente y Yo

¿Recuerdas cuando eras niño y ese diente se puso picadito y te lo tuvieron que sacar?


Y ni que decir de la cita con el odontólogo. Me acuerdo que hasta soñé con las pinzas largas y estaba totalmente asustado a tal punto que no pude dormir y quería que esa noche mi visite el ratón Pérez o el hada de los dientes para que se lo lleve y por la mañana mostrarle a mi mamá mi ventana nueva y así evitar que las pinzas me visiten. Y ahora me doy cuenta de que todo fue porque no sabía que los hábitos e higiene bucal son desde que aparece tu primer diente, por lo que el sufría en silencio hasta que se puso picadito y se tuvo que ir.



Hummm, entonces ¿qué hacer para evitar ser ventanita a edad temprana? Estuve buscando por aquí y por allá y encontré en el MINSA, algunas acciones que debí realizar en su momento como:


  • Usar pasta dental con flúor desde que apareció mi primer diente de leche(1). Sí, así es, desde el primer diente de leche.

  • La pasta dental para niños es la que debe tener como mínimo 1000 partes por millón de flúor(1).

  • Cuando mi diente era pequeño, debió ser cepillado 2 veces al día(1).

  • De acuerdo con mi edad, la cantidad de pasta dental debió ser:


A) Menor de 3 años: un granito de arroz.

B) Mayor de 3 años: alverjita. Y así sucesivamente.